5.- Análisis de los contenidos

En este apartado vamos a analizar los contenidos de los estereotipos musicales teniendo en cuenta su presencia y frecuencia de uso en las canciones seleccionadas por los adolescentes en las encuestas.

Debemos tener en cuenta dos cosas previas:

  1. Los estereotipos pueden aparecer asociados unos a otros en una misma canción. Por ejemplo: “Sueños rotos” La quinta estación. Ésta aparece tanto en los estereotipos femeninos de mujer dolida y mujer soñadora.
  2. Que la decisión de considerar uno u otro el estereotipo se produce en una discusión interna del equipo de investigación usando la definición que se daba en los capítulos anteriores. A veces ha sido muy claro y otras, más complicado.

Estereotipos femeninos

Captura

Captura

En este gráfico sectorial podemos ver el reparto de  los 7 estereotipos que se le asignan a la mujer en las canciones, según su frecuencia.

El estereotipo más repetido que se observa es el de mujer provocadora,  este es el que más representado está en las canciones, con un 31%.  Le sigue el estereotipo de mujer que se siente  débil ante el amor, con un 14%. Muy repetidos también están los modelos de mujeres enamoradas, desilusionadas o rebeldes (en torno al 10 %). En último lugar, es decir el estereotipo de mujer que menos aparece en las canciones estudiadas, están el de malvada y el de soñadora con un 8%.

Nosotras interpretamos que la razón de que el estereotipo de mujer provocadora, aparezca mucho en las canciones, es una cuestión que tiene que ver con el mercado, con lo que se vende. Este estereotipo es demandado por los hombres y es “adquirido” por las mujeres. Para los chicos es Provocación lo que las chicas interpretan más como Insinuación. Es el mito que está continuamente presente en las manifestaciones culturales, comerciales o juveniles.

Por otro lado es el estereotipo más sencillo de adquirir. Muchísimas canciones, novelas, o películas lo han creado y lo han mantenido.

En tercer lugar es un estereotipo que ha llegado con la moda de la canción de otros continentes. Es un estereotipo muy usado. Es un estereotipo que no está  muy presente solamente en las canciones de intérpretes varones, también en las cantantes aparece de manera obsesiva. Posiblemente poder expresar unos sentimientos o deseos es  una forma de liberación femenina. D. Gabarró escribe: “‍Los deseos y/o comportamientos etiquetados como femeninos deben ser inhibido negados o escondidos. Lo femenino es humillante y degradante para los hombres.” Por eso la música, las artes en general, han sido una forma de expresarlos. Pero, lo curioso, es que no se han expresado estos sentimientos desde el punto de vista femenino, sino desde el punto de vista que los hombres han querido que se haga. Es interesante que este rol no encuentre prototipo masculino. Un hombre provocador o insinuante, al menos nosotras, no lo hemos encontrado. Es claramente un rol de género femenino, algo que podría entenderse como una forma de ver a la mujer, en general.

Después le sigue la mujer débil ante el amor. Este estereotipo triunfa en las canciones porque, los adolescentes se sienten, mayoritariamente, así. El chico duro, se relaciona, de manera natural,  con su carácter débil, influenciable por los demás. Es una chica dependiente, y esto comercialmente también, interesa mucho. A los chicos, no a todos por supuesto, les gusta manejar. Si la chica es demasiado rebelde o muy idealista, tienden a alejarse. Sin embargo con la chica dependiente, sienten seguridad, lo que oculta sus complejos, porque ella lo aceptará todo, para que él, no se aleje de su lado.  Aquí los amigos y redes sociales tienen mucho que ver. Los mitos del amor: “el amor verdadero es para siempre” Cuando los adolescentes escuchan una canción, donde la mujer es débil ante el amor, les gusta, porque la adolescencia es una etapa de inseguridad emocional, y muchos cambios, entonces suelen sentirse bien, cuando se dan cuenta que sus cantantes, también pasan, o han pasado por ello. Que no son los únicos que tienen esos pensamientos.

Los estereotipos de mujer enamorada,  desilusionada o rebelde están en tercer lugar, respectivamente. Debemos destacar que ya no son tan comerciales.

La mujer enamorada o desilusionada, suele estar  en otro mundo, pensando, evadiéndose de la realidad. Muchas adolescentes piensan que el amor o sus relaciones les transportan a un lugar maravilloso. No suele haber un espíritu crítico sobre lo que ven u oyen. Las canciones refuerzan esta forma de pensamiento o de mentalidad. A esto creemos que se debe este porcentaje.  Claro que la parte de población que  escucha este estereotipo es muy sensible, o como ya hemos dicho antes, necesitan identificarse con alguien, no sentirse solos.

El estereotipo de mujer enamorada se repite una y otra vez sin descanso. Estar continuamente pendiente de la otra persona, puede hacer a esta, agobiarse. Este estereotipo está representado, mayoritariamente, en las cantantes femeninas. Ellas, las chicas enamoradas, suelen ser las más preocupadas por el bienestar del otro. Suelen ser ellas, en la mayoría de las ocasiones, las que “lo cambiarían todo por él”. Aunque este pensamiento también aparezca en el apartado masculino, en las mujeres es un principio muy común

Estereotipo de mujer rebelde, libre o independiente. Muy pocas personas piensan en las chicas como un modelo de rebeldía, de libertad o de independencia…  Y cuando lo creen es para prevenir del peligro de que la mujer sea así, en la mayoría de los casos.

No tienen ese “rollo” rebelde, aunque sí, por ejemplo con sus familias, pero en su vida social con amigos, todo lo ven bien, no se quejan de lo que no les gusta, de la sociedad en la que viven, de las injusticias. Claro que la adolescencia  es el periodo de la vida en el que nos sentimos más rebeldes, pedimos más a nuestras familias, rechazamos lo que no nos gusta, queremos vestir así, y no como los demás, queremos juntarnos con este tipo de gente, y no con esta otra.

Las mujeres rebeldes, no se ve como en los hombres, el típico chico que hace lo que le da la gana,  sin importar las consecuencias, sino que se ve  un cambio de llevar la vida. Este estereotipo de mujer rebelde es una forma de revelación contra la sociedad por la desigualdad entre hombres y mujeres. “Lo que está bien visto para ellos, pero no para ellas”. Quieren destacar y si la única forma es imitando al rol masculino, serán rebeldes.

La gente que es más de este “rollo”, es menor, y por eso este estereotipo está en tercer lugar. Claro que es menor, porque estamos tan acostumbramos a las desigualdades, que convivimos con ellas y no nos damos cuenta de la realidad. Incluso hay veces que tienen un rol tan rebelde que quieren “cambiar el mundo”

Pero rebelde, en cuanto a la forma de vivir el amor,  significa sobre todo que no se dejan dominar por ningún hombre, son ellas las que suelen manejar la situación, lo que al hombre no le suele gustar, porque como hemos dicho antes, mayoritariamente lo hace él, y por eso, es menos comercial. Quieren igualdad, y lo pedirán en la pareja, si él puede, ella también.

Por último el estereotipo de mujer malvada y soñadora representan el porcentaje más bajo.  En la población adolescente femenina, está claro que no les gusta el estereotipo de mujer malvada. Ellas no son las malvadas, ellas están enamoradas y sufren por amor. Piensan que los malvados son ellos, los “rompecorazones”, las típicas promesas eternas que no cumplen, por tanto los “mentirosos”.

Sin embargo, los chicos tienen tenencia a escuchar ese tipo de música, ellas son las malas, ellas son las que “te meten pajaritos en la cabeza”, ellos, son los sufridores que aguantan por amor, que todo lo dan en la relación. Ellas son las vengativas, que se aprovechan de sus sentimientos para hacerles daño. Ahí podemos ver un claro estereotipo entendido de forma diferente entre chicos y chicas. De ahí, como indicamos en la definición, que algunas mujeres que sufren agresiones sea “porque algo habrá hecho”  Es  interpretado tanto por mujeres como por hombres.

Cuando es una cantante femenina la que representa este tipo de canciones, suele ser  por despecho hacia un hombre, una desilusión. Ellos la han hecho daño, “todos los hombres son iguales”, y por eso ella se encargará de vengarse e intentar no volverse a enamorar. Será una chica dura, tendrá un “corazón de hierro”

Y por último  nos queda mencionar el estereotipo de mujer soñadora. La clara razón de que sea un estereotipo poco escuchado, es porque nuestra sociedad no es un cuento de hadas. Las medias naranjas no existen, los amores eternos y amores perfectos tampoco. Hay que ser realista y crítico, pero no pesimista. No todo es blanco ni negro, existe la escala de colores grises.

En este pensamiento influye los medios de comunicación, las películas, “el bonito sueño del que no quiero despertar”  Representado  por mujeres y, claramente se puede ver que, muchas veces, los adolescentes no comprenden o captan lo que dicen la canción, bien por el idioma o por los juegos de palabras, imágenes o metáforas (como es el caso de las letras latinoamericanas) Esta es una etapa en la que, lo que menos necesitamos es deprimirnos con canciones que nos bajarán la autoestima, de ahí este porcentaje tan bajo.

Estereotipos masculinos:

Captura

Captura

Podemos ver en este gráfico sectorial la división de los siete estereotipos masculinos, según la representación de cada uno en la música escuchada por los adolescentes; los siete modelos elegidos al igual que con los femeninos, han sido seleccionados por nosotras al observar su frecuente aparición en las letras de dichas canciones.

Observamos así, que el arquetipo más representado ha sido el de hombre dependiente con un 23%; seguido por el tipo de hombre soñador, con un 20% de representación en las canciones, a continuación de éstos encontramos el de hombre romántico con un 17%, después en cuarto lugar se encuentra el tipo agresivo con un 14%, al que sigue el modelo de hombre posesivo con un 10%, hombre rebelde con un 9% y por último hombre que pide perdón o arrepentido con un 7% de su representación en las canciones escuchadas por los adolecentes.

El estereotipo de hombre dependiente, el más representado en la canciones, ha sido uno de los más fáciles de ver pues siempre se muestra igual, tratando de dar algo de pena a la chica con la idea de que si sufre es por amor.

Por eso muchas veces se puede confundir este estereotipo, con el de hombre romántico o incluso enamorado que pueden o no coincidir, pero que al introducir la palabra “amor” en las canciones muchos adolecentes piensan ¡oh qué bonito! Porque dicen que ¡No puede vivir sin ella, sin su amor! Confundiéndose así el modelo de hombre dependiente con el de romántico o bien el soñador. “Pero hay una diferencia, el hombre dependiente utilizará frases como: “sin ti no puedo vivir”, “estaré perdido por el mundo” e intentará transmitirle a la chica esa idea de que no se vaya de su vida nunca. Por eso: porque ella es todo para él”.

Finalmente concluimos que la razón por la que el estereotipo de hombre dependiente se vea muy representado en la música adolescente, es que los chicos saben que a las chicas les gusta oír esa idea de que nunca te vayas de mí porque no sabría que hacer sin ti, dependo de ti.

A ellas les suena a algo muy romántico esto, porque él sería ese “Romeo” que canta a su “Julieta” (ella), que a demás lucha por su amor y que finalmente termina quitándose la vida al pensar que sin su “Julieta” no podría vivir. Por ello podemos decir que es este modelo de hombre, dependiente, el que se nos transmite a través de: libros, películas, series de tv, música, etc. Y sin embargo como ocurre en el caso de Romeo y Julieta, la idea de que el chico se vuelve totalmente dependiente de la chica, a penas la percibimos y nos aferramos a la idea de que es el chico, el ser más romántico del mundo.

Por tanto los chicos que creen que es eso lo que les gustaría escuchar a ellas, intentan transmitírselo en sus canciones y cada vez más, logrando así que el estereotipo de hombre dependiente vaya en aumento en nuestra sociedad.

Hombre soñador, romántico, son los estereotipos siguientes al dependiente en cuanto a representación en la música adolescente.

¿El porqué de su constante aparición? o ¿Por qué aparece una canción representando los dos estereotipos, como ocurre con “Escúchame mujer” de Fondo Flamenco? En esta canción el chico se muestra romántico con frases como: “Paseo por las huellas que dejan tus zapatos. Me escondo para mirarte en el humo de tu cigarro”. Y soñador con frases como: “Te espero cada noche en el mundo de los sueños. Allí no sé donde empiezan mis manos y acaba tu cuerpo”. ¿Por qué?

Pues bien, los estereotipos de hombres románticos y soñadores al igual que los dependientes también han sido promovidos por la sociedad y una de las ideas inculcadas de ésta y de la que nos habla la ‍Dra. Marcela Lagarde “Claves feministas para la negociación en el amor” 2001. “El Amor libre hace la defensa de la libertad sexual, entiende el amor como un pacto de libertad y niega el romanticismo excluyendo el sufrimiento del amor”.

Esta idea hace que muchos hombres, a los que identificamos con el estereotipo de soñadores, no se rindan y sigan luchando por su amor como nos transmiten en las canciones pues sueñan con un mundo feliz y perfecto al lado de la chica que aman. El modelo de chico romántico es aquel que también, siente poder tener una vida ideal o que ya la tiene, al lado de ella, pero que a demás le tiene que poner el mundo a sus pies; volviéndose todo un caballero, diciéndole a ella en una canción incluso que es una diosa. (Ambos estereotipos no creen en las despedidas, en ese adiós para siempre de su amada).

Decimos también que estos estereotipos son promovidos por la sociedad porque últimamente los conceptos de: “es el destino”, “mi media naranja”, “el amor de mi vida”, “el príncipe azul”, son difundidos nuevamente en películas, libros y claro está, en la música. Lo que hace que muchos chicos piensen que esto es real y quieran transmitirlo, escucharlo en sus canciones, identificándose ellos como “la otra mitad de la media naranja” o “el príncipe azul”.

El hombre agresivo, está en cuarto lugar, es decir no es el más representativo pero tampoco el que menos. Al leer muchas letras en las que identificamos el estereotipo, llegamos a la conclusión de que el hombre agresivo:

Primero, nunca se muestra agresivo como tal, suele camuflarse y aparentar ante los demás que es un chico simplemente celoso, que defiende por todos los medios aunque sea agresión, lo que considera que es suyo, la chica. El estereotipo de hombre agresivo por eso, también es a veces posesivo.

Segundo, en todas las canciones que encontramos un hombre agresivo, éste se justifica si en algún caso muestra demasiado su agresividad; pues nos transmitirá la idea de que la chica es la causante de ello, nos habla del estereotipo de mujer provocadora. Quedando él incluso como una víctima.

Por último el hombre agresivo, tiene una característica que a veces puede mostrar o no, su dureza. Dureza que le sirve para llamar la atención de quien quiere en la sociedad (según él).

Las canciones en las que identificamos este estereotipo cabe decir que son interpretadas por el sexo masculino y creemos que mostrar su agresividad les hace en muchos casos hacerse sentir, más hombres ellos mismos y antes los demás, pues bien como nos dice‍ Daniel Gabarro Bebegal en Transformar a los hombres (2008) “Conquistar la masculinidad implica ser reconocido como hombre por los miembros de la propia sociedad”.

La mayoría de las canciones en las que encontramos este tipo de hombre pertenecen a un estilo de música actualmente muy escuchado por los jóvenes, el reggaetón, y por ello no es raro que el mercado de la industria discográfica, piense que es lo que realmente queremos, sacando así cada vez más, a la venta canciones con las que muestran y alimentan la idea de que el hombre tiene que ser agresivo para gustar a las chicas y poder destacar además su masculinidad.

El estereotipo de hombre posesivo, lo hemos identificado en un 10% de las canciones, éste también, al igual que el agresivo, suele justificar su comportamiento.

El hombre posesivo se muestra como aquel que hace lo que hace porque la chica lo causa, como vemos en la canción “Purpurina” (Alberto Gambino) “Y es que esa gyal tiene que ser mi gambina, la veo por la calle, adoro como camina, quiero lamer su gloss, quiero esnifar su purpurina, y ella es mi adicción, ella es mi cocaina”. Es sencillamente lo que le haría feliz, no le haría mal a nadie; sin embargo en ningún momento el hombre posesivo de éstas canciones piensa en la opinión que tiene al respecto de la chica.

El hombre posesivo muestra a un hombre seguro de sí, pues como dice en sus canciones si tiene a la chica no la dejará ir y si no la tiene de una u otra forma la tendrá. Por esta razón pensamos que triunfa, porque muestra engañosamente a un hombre seguro de sí, incluso romántico al mostrarse celoso, cuando en realidad es posesivo, controlador, manipulador, etc.

El estereotipo de hombre rebelde es el penúltimo, en éste encontramos a todos aquellos que no aceptan las condiciones sociales o económicas en las que se encuentran. No muchas canciones son las que encontramos dentro de este estereotipo pues los chicos suelen interesasen más por mostrar lo que la sociedad les ha impuesto que lo que son, es decir, los estereotipos anteriores, agresivo, romántico, soñador y dependiente.

Un chico rebelde no causaría tanta impresión en las chicas a lo que al amor se refiere, no al menos como los anteriores modelos de hombre y por eso este tipo de hombre pocas veces lo notamos en las canciones. Hay que recalcar que cuando hablan de su rebeldía en su música transmiten la idea para todos en general y tanto por hombres como por mujeres estas canciones son escuchadas, transmitiendo así las mismas ideas de cambiar el mundo o vivir sin límites a ambos sexos.

Por último se encuentra el hombre que pide perdón o lo que es lo mismo el hombre arrepentido, este recibe gran expectación sobre todo entre las chicas, entre sus frases más comunes están “no quise hacerlo, perdóname” “He cambiado” en ellas esto causa pena o piedad y por ello terminan perdonándolo, lo ven como un hombre que rompe los estereotipos, humillándose, todo por amor.

Por esta razón en un 7% de las canciones que analizamos encontramos este estereotipo, porque pensamos que quienes escuchan estas canciones, piensan que rompen con los modelos de hombre ya predispuestos por la sociedad pues él no es agresivo, se vuelvo tierno, ella no es la buena y se vuelve la mala si no lo acepta. Pero el problema realmente es que el hombre a veces sabe esto y el pedir perdón lo vuelve una rutina. Ejemplo de esto la canción “I love the way you lie” de Rihanna y Eminem dice: “La próxima vez, no habrá próxima vez. Me disculpo a pesar de que se que son mentiras. Estoy cansado de los juegos, solo la quiero de vuelta. Sé que soy un mentiroso”.

Después de haber analizado todos estos estereotipos del género masculino nos hemos dado cuenta de varias cosas que son realmente importantes:

  • Hay estereotipos masculinos que faltan en las canciones.

No todos los tipos de hombres están representados en las canciones pues faltan aquellos, que apoyan una igualdad entre hombres y mujeres, que se muestran sensibles al daño y al dolor que les puede causar la sociedad, no solo su amada como bien aquí aparecen representados en el estereotipo del hombre que pide perdón.

El porqué estos hombres no aparecen con más frecuencia en las canciones, si sabemos que existen, está claro que es porque aún se quiere seguir transmitiendo la idea de que el hombre tiene que ser fuerte y no llorar, no mostrar demasiado sus sentimientos. Para que esto quede más claro citamos. “Construyendo el género” de Emma Lobato (2009) que nos dice: “Las niñas fueron descritas como más suaves, más pequeñas, rasgos más delicados, más distraídas”. “Los niños fueron descritos como más fuertes, duros, con una mejor coordinación, más robustos, de rasgos más bastos”.

  • La sociedad es la mayor influencia de los arquetipos del hombre en la música.

Está claro que los tipos de hombre que hemos encontrado en las canciones de los adolescentes no están en mayor o menor grado de representación porque sí, la razón es muy sencilla la música que escuchan los jóvenes está manipulada por la sociedad y a conveniencia de las distintas ideologías, comportamientos, creencias, conceptos que actualmente predominan en ésta y que se intentan transmitir también en la música.

La música que escuchan los adolescentes también está manipulada por el mercado de las compañías discográficas que sacan a la venta solo los discos, que creen será más escuchados y más vendidos sin importar si realmente todos quieren eso, o sin importar si en estos hay canciones que transmiten los modelos de hombre agresivo o posesivo.

Está claro por ello, que muchas veces los chicos/as escucharán el tipo de música que encuentren disponible para ellos, lo que suelen escuchar sus amigos, lo que encuentren en la red, en los medios de comunicación y son canciones en las que los estereotipos más que nunca pueden mostrar una desigualdad de género, debido a lo dicho en el párrafo anterior.

Hombres y mujeres

Captura

Captura

En esta gráfica se observa cómo se reparten los estereotipos femeninos y masculinos, en las letras de las canciones más escuchadas por los adolescente  que se han utilizado en este estudio.

Se puede ver que el 53% de estas canciones, se relacionan con estereotipos referentes hacia la mujer y el otro 47%  a estereotipos que hacen referencia al hombre.

Esta diferencia del 6% entre ambos géneros a favor de las canciones que hablan o se refieren a las mujeres,  se debe a que, desde hace generaciones por una u otra razón, la mujer ha tenido más relación con los temas de las canciones que los temas de hombres. AL fin y al cabo las canciones populares son una parte del “requiebro” amoroso, de la conquista, del juego romántico. La canciones sirven para “decir aquello que no digo o no soy capaz de decir”.

Además hemos podido observar que de este 53% de los estereotipos femeninos en las canciones, muchas están interpretadas por cantantes del género femenino que, aparte de hablar del hombre en la letra de sus canciones, hablan también del otro tipo de mujeres; esas que son diferente a ella y a la cual se le está asignando por tanto un estereotipo. Por otra parte, las adolescentes muchas veces, buscan, a través de sus canciones, como aspiran a ser, la mujer en las que les gustaría convertirse.  Es decir que los estereotipos de género no solamente son usados por los hombres para tratar de una determinada a las mujeres, y a la inversa; sino que esos mismos estereotipos, masculinos y femeninos, son usados por los mismos chicos o chicas, respectivamente, para tratar de encontrar una pauta de comportamiento: un tipo al que me gustaría parecerme.

Los estereotipos de género amplifican y ejemplifican un modelo de hombre o mujer, respecto de los miembros de su propio sexo y los del contrario. Eso es algo que unas y otros aprendemos desde la infancia y nos da seguridad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s